miércoles, 5 de septiembre de 2007

QUILMES

Diario PERSPECTIVA SUR
En un radio de apenas 154 manzanas
En apenas tres años, más de setenta nuevos edificios llegaron a Quilmes Este
Un cálculo rápido indica que hay un promedio de un nuevo edificios cada dos manzanas. Sin embargo, en algunos sectores la concentración de torres es mucho mayor. El relevamiento fue realizado por los integrantes de Quilmes Unido, quienes rechazan las construcciones masivas. Como dice una frase popular que reza nada es más viejo que el diario de ayer , haciendo referencia a la vertiginosidad con que las cosas cambian en el mundo moderno, algo similar puede ocurrir con el relevamiento realizado por los integrantes de la agrupación vecinal Quilmes Unido, dado que la proliferación de edificios de propiedad horizontal en el ámbito de Quilmes Centro no parece tener freno.Y es en un radio censado de 154 manzanas, que va desde las calles Guido y Sarmiento hasta Hipólito Yrigoyen y Las Heras, el trabajo contabiliza más de setenta nuevas construcciones.Un cálculo rápido arroja el alarmante promedio de un nuevo edificio por cada dos manzanas. Aunque claro, no en todas ellas los vecinos han visto elevarse una nueva torre, con lo cual, queda en claro que algunas manzanas están sufriendo una fuerte concentración de este tipo de propiedades. En el ámbito de 30 manzanas (Mitre, Videla, Saavedra y San Martín) hay una de las dos grandes concentraciones, con 37 edificios. Aquí, el cálculo es 1,3 propiedades por cada manzana. El otro gran grupo es el delimitado por las calles Mitre, Humberto Primo, San Martín, y Guido. Allí, en 30 manzanas hay 22 edificios, casi uno por manzana.
LAS CALLES PREFERIDAS
El relevamiento muestra, además, que hay calles particularmente preferidas por los inversores en el ámbito del plano de Quilmes Este relevado. Uno de los casos más claros es el de la calle Lavalle con siete edificios en marcha, sobre un total de 50.Por su parte, Almirante Brown tiene ocho obras. Y Olavarría cuenta con cuatro. Y cuatro también hay en Alvear y en Brandsen. En total, suman 51 los edificios-torre de propiedad horizontal que se están construyendo actualmente en Quilmes, y 21 los que según el relevamiento de Quilmes Unido fueron terminado entre el 2006 y lo que va a del presente año. Es decir, hay en los últimos tres años una cifra estimada en el orden de las 72 nuevas construcciones de edificios, que se suman a los ya emplazados con anterioridad en las calles del microcentro quilmeño.
COLAPSO EN LOS SERVICIOS
Desde hace dos años a esta parte viene observándose una cada mayor dificultad para transitar vehicularmente por el microcentro de la ciudad, que ha sido abordada en numerosas ocasiones por PERSPECTIVA SUR.Los integrantes de Quilmes Unido atribuyen esta situación a la cada vez mayor cantidad de vehículos en circulación en la ciudad como consecuencia de la irrefrenable llegada de edificios de propiedad horizontal. E incluso, los Bomberos Voluntarios de Quilmes dieron cuenta días atrás del impacto de los conflictos de tránsito que provocaron demoras para llegar a un incendio registrado en el décimo piso de un edificio de la calle Alvear.Sin embargo, el del tránsito no es el único problema que advierten los de Quilmes Unido que va a afectar en lo inmediato la calidad de vida de los quilmeños. Servicios como el gas natural, como la energía eléctrica, o el agua potable va a colapsar irremediablemente una vez que estas propiedades comiencen a comercializarse y estén habitadas, dijo Mario Sinisgalli, uno de los principales referentes de la agrupación vecinal que nació poco después de promediar el mes de enero de 2007. A los repetidos cortes de luz que se registraron en el microcentro durante el último verano, y la falta de presión del gas natural en los más fríos días del invierno, se sumó por estos días el dato del colapso de la red cloacal en torno a las calles Almirante Brown y Humberto Primo, donde sótanos, garages y baños se cubrieron hasta con un metro de aguas servidas.
LA PERDIDA DE LA IDENTIDADO
tro de los aspectos cuestionados por los de Quilmes Unido es la pérdida de la identidad de nuestra ciudad , según dijo Mónica García. Porque hemos visto en estos últimos tiempos como se han demolido chalets históricos, ubicados todos en una línea arquitectónica similar .Los edificios que brotan como hongos en Quilmes Este tienen un perfil muy similar en su estilo arquitectónico, pese a que no sean llevados adelante por las mismas firmas constructoras o diseñados por los mismos grupos de arquitectos. Y se emplazan, usualmente, en predios donde hasta su demolición se ubicaban casas con varias décadas de antigüedad que eran claros exponentes de un estilo que caracterizó al Quilmes de la segunda mitad del siglo XX.
OFERTA Y DEMANDA
En las repetidas ocasiones en que fueron consultadas por este medio, varias de las más prestigiosas inmobiliarias de Quilmes Centro dieron cuenta de que la demanda de departamentos de propiedad horizontal en edificios está muy lejos de ir acorde con el volumen de las construcciones. Algunos justifican el boom señalando que quienes pueden, prefieren apostar a una inversión segura, que es la de un edificio. Si no lo venden o lo alquilan hoy, pueden hacerlo mañana, o en un mes .Claro que como contrapartida, los inversores aseguran que están construyendo para responder a la demanda de propiedades en Quilmes, a la que califican como muy importante , y que atribuyen al hecho de que hacía más de treinta años que no se construía en la ciudad .Por su parte, los arquitectos, que al comienzo de la explosión de las construcciones habían ocupado un rol preponderante al quedar en el centro de la escena, optaron luego por tomar distancia de la pulseada entre inversores y detractores de los edificios. Adujeron que ellos están trabajando y que cuando se los contrata, cumplen con lo pedido, pero allí termina su relación con las obras.
LA NUEVA NORMA MUNICIPAL
La Comuna dispuso mediante un decreto que lleva la firma del Intendente, que desde comienzos de agosto y hasta el último día del mes de diciembre, todas aquellas firmas que quieran poner en marcha un emprendimiento inmobiliario debían presentar certificados de factibilidad brindados por las empresas de servicios públicos. Si bien la medida era exactamente lo que venía pidiendo desde su nacimiento los de Quilmes Unido, y desde hace dos años los de Bernal Unido, no dejó de sorprender no sólo lo tarde que la gestión tomó la decisión, sino también el breve lapso de tiempo por el que estará vigente. Mientras tanto, ya hay más de setenta emprendimientos entre los terminados de 2006 a esta fecha, y sumando lo que están en marcha en estos días.
FACTIBILIDAD RECLAMADA
Los de Quilmes Unido realizaron presentaciones ante las distintas empresas de servicios públicos, pidiendo informes respecto a la situación de cada uno de los servicios básicos, es decir, agua corriente, cloacas, energía eléctrica, y gas natural. Con excepción de la empresa AySA, indicaron, no hubo respuesta a sus planteos, que habían sido anteriores a la medida dispuesta por la Comuna.Claro que, la realidad ya demostró que las posibilidades de brindar respuesta a una mayor demanda en el volumen en que sería necesaria una vez habitados todos los edificios en construcción es muy complicada. Al menos, de no mediar obras de infraestructura e inversiones millonarias que las empresas, por el momento, no tienen en carpeta.
DE DONDE SALEN LOS FONDOS
Finalmente, uno de los datos sobre los que ya había trabajado PERSPECTIVA SUR en un informe respecto al tema que fue luego tomado para una investigación de oficio por parte de la Justicia Federal platense, es el del origen de los fondos. Varias veces millonaria es la inversión que se requiere para realizar la construcción de un edificio de nueve pisos, como promedio, ya que los hay más altos y más bajos. Los montos se ubican en el orden de los 1500 a los 2000 pesos por metro cuadrado, para el caso de un edificio torre de propiedad horizontal. Otro dato señala que remodelar, es decir, trabajar sobre una propiedad ya existente, cuesta en el caso de un departamento de 120 m2 con cocina, dos baños, cambio de pisos en estar y dormitorios y pintura completa cuesta 70.000 pesos.Estimaciones de diferentes inmobiliarias quilmeñas sitúan en el orden de los 4 a los 6 millones de pesos una obra de entre 9 y 12 pisos de altura, entregado listo para habitar .Claro que el interrogante más importante es de dónde surgen los fondos necesarios para realizar tales inversiones, no sólo a la luz de que los 3 millones de pesos de promedio deben multiplicarse por las más de 70 obras en marcha, sino porque no hay líneas de crédito a través de entidades bancarias ubicadas dentro del distrito que otorguen el capital necesario como para poder realizar luego esa inversión.

1 comentario:

Quilmes Unido dijo...

Obviamente los precios no son en pesos si no en dolares.